Empezó a bailar a los cinco años flamenco, y a los siete ya se subió a un escenario, lo que despertó en ella un interés por la danza en general, formándose en otros bailes como el tango, los ritmos latinos, el funky, africano, danzas de India, zíngaro…, hasta que comenzó su andadura por la danza oriental hace más de dieciocho años. Quizás por ello posea un estilo inconfundible, donde se mezclan diferentes técnicas, que dan a su danza un marcado carácter donde impera la fuerza, la expresividad y el duende.

Ha tomado clases con profesores egipcios de la talla de Mahmoud Reda, Farida Fahmi, Randa Kamel, Narjess Montasser, entre otras. Sin embargo sus grandes formadoras en este campo han sido Luna Yatsulian, Samira Stella y Rosa San Sebastián. Ha actuado en solitario y con la compañía Zaar en diversos festivales compartiendo escenario con Luna Yatsulia, Tito Seif, Nesma, Nur Banur,…

En cuanto a su labor como bailarina, además de pertenecer a la compañía Zaar  y actuar por España, Italia y Grecia también ha actuado en solitario en países como República Dominicana en la paradísiaca Finca Terracua, Nicaragua y Costa Rica  donde además de impartir cursos de formación actuó en sus respectivas capitales y en China en Shanghai en espectáculos de celebración del Año Nuevo.

En la actualidad se dedica a su labor docente, y a seguir con una continua y exigente formación en estas danzas y otras disciplinas artísticas que le permitan aumentar sus conocimientos y enriquecerse.

[rev_slider_vc alias=”estefania”]
.